En JEVNET hace tiempo que hemos implantado el teletrabajo con buenos resultados. Recientemente, y por una circunstancia extraordinaria, el COVID-19, son muchas las empresas que se han visto obligadas a aplicar este sistema que consiste en que los empleados trabajen desde casa. Son muchos los empresarios que tienen dudas sobre la productividad del equipo fuera de la oficina (entre otros dilemas). Por ello hemos decidido aportar nuestra experiencia en este post. Seas un jefe de una empresa o un trabajador al que le han recomendado hacer home office durante estos días de cuarentena o confinamiento, aquí analizaremos las ventajas e inconvenientes.

Ventajas del teletrabajo

Aumento de la productividad

Esa es una de las primeras dudas que le surgen a un empresario a la hora de aplicar el home office o teletrabajo en tu oficina. Y sí, la productividad aumenta. ¿Sabes por qué? Fácil: el trabajador dedica sus energías en realizar bien su trabajo en lugar de perderlas en el desplazamiento.

Reducción del absentismo laboral

Seguramente tus empleados no acuden a la oficina si están con alguna pequeña enfermedad, ya sea porque no se encuentran del todo bien o porque no quieren poner en riesgo la salud de sus compañeros. Con la aplicación del home office se analiza una tendencia sorprendente: los trabajadores, desde casa, prefieren trabajar. También se reducen el número de accidentes y bajas.

Reducción de los conflictos

Pasamos muchas horas en nuestros puestos de trabajo. Es común que surjan pequeños roces y discusiones dentro del equipo. En alguna ocasión, dichos conflictos se enquistan.
Con la aplicación del teletrabajo se reduce el contacto entre empleados y, por lo tanto, los conflictos se ven reducidos en un porcentaje notable.

Menos estrés

Uno de los grandes males de nuestra sociedad es el estrés. Cada vez son más los empleados que cogen la baja, víctimas del síndrome del burn out. Con la modalidad del teletrabajo se generan algunos beneficios en el empleado que ayudan a reducir el estrés.

Mejora la conciliación

La conciliación familiar es una asignatura pendiente en nuestro país. El home office permite que tu empleado organice mejor sus tareas y su tiempo. De esta forma también podrá organizar mejor sus obligaciones extralaborales y atender, por ejemplo, a las necesidades de sus hijos con mayor facilidad (y sin necesidad de desatender su trabajo).

Mejora la opinión de los trabajadores respecto a la empresa

El teletrabajo aporta múltiples beneficios a tu empleado (además de demostrar su confianza en él). Por lo que la opinión del trabajador respeto a la empresa se verá beneficiada.

Permite integrar a personas con discapacidad

No nos engañemos: queda mucho por mejorar en ese aspecto. No todos los edificios y espacios de trabajo están adaptados a personas con discapacidad. El teletrabajo ayudará a esos trabajadores con dificultad, por ejemplo, para subir 3 pisos de escaleras.

Retención del talento y atracción de trabajadores más preparados

Si hicieras una encuesta en la plantilla de tu empresa, seguramente descubrirías que un alto porcentaje de tus empleados estaría encantado de trabajar desde casa algunos días al mes.
Los profesionales más jóvenes se sienten atraídos por el teletrabajo. Algunos, incluso, lo consideran requisito indispensable. ¿Y si te estuvieras perdiendo poder contar en tu plantilla con uno de los profesionales mejor preparados por negarte a hacer el cambio?

Mejora de objetivos

El teletrabajo hará que tu empresa priorice el trabajo por objetivos en lugar de enfocar el valor en la gestión del tiempo. Con ese cambio se terminó del “trabajador calentando la silla” y se mejorará la marca de objetivos de la empresa. En JEVNET hemos implementado la metodología OKR para mejorar la prioridad por objetivos.

Pero tampoco queremos engañarte: ¡no es oro todo lo que reluce! El teletrabajo también tiene algunas desventajas que hace falta que conozcas antes de ponerlo en práctica.

Desventajas del teletrabajo

Se elimina el ambiente laboral

Si el tiempo de teletrabajo es continuo, se elimina el ambiente laboral. ¿Dónde quedan los descansos para el café?

Dificultad para controlar al empleado

Es una de las grandes preocupaciones. Queremos saber si nuestro empleado está o no trabajando. Por eso, un poco más arriba, hablábamos de los objetivos y de eliminar lo del “trabajador calentando la silla”.

Dificultad para el trabajo en equipo

Existen muchas herramientas para conectar entre compañeros, ya sea mediante chat o videollamada. Sin embargo, nada es mejor que sentarse en una mesa y trabajar codo con codo.

Aislamiento

Cuando un empleado entra a trabajar en una nueva oficina, los descansos para el café o la hora de comer son una buena excusa para integrarse en el grupo. El teletrabajo favorece al aislamiento del individuo.

Pérdida de confidencialidad

Existen medidas para evitar los ciberataques y la fuga de información. Sin embargo, no todas las empresas saben gestionar las “buenas prácticas” para evitar esos males tan temidos.

Se generan algunos gastos para el trabajador

Si bien estoy seguro de que todos tus empleados cuentan con conexión a internet en sus domicilios, lo cierto es que la prolongación del home office genera (o aumenta) algunos gastos en sus facturas mensuales: electricidad, calefacción, etc.

No quisiéramos terminar sin compartir algunos consejos que deberías compartir con tus empleados si finalmente te decides a aplicar el teletrabajo en tu empresa.

Consejos para teletrabajadores

1- Considera tu trabajo tan serio como si fuera presencial

Trabajar desde casa no debe significar que tu rendimiento sea menor. Por eso, el primer consejo es que no trabajes en pijama y zapatillas. Aunque no vayas a salir de casa, es recomendable que te vistas y mantengas el aseo, tal como harías si fueras a desplazarte a la oficina.

2- Marca un horario

Si la empresa no te marca un horario, márcatelo tú. Y cúmplelo a rajatabla. Ten en cuenta la hora para comer, pero no te levantes a atender distracciones durante las horas que estés trabajando.

3- Mantén contacto con tus compañeros

No significa que mantengas largas conversaciones sobre tu equipo de fútbol, las actividades extralaborales u otros temas. Pero es recomendable que mantengas el contacto con tus compañeros (dentro de tus posibilidades). Procura llamar (o hacer una videollamada) en lugar de una conversación en el chat para temas que tengan que ver con el trabajo, por ejemplo.

4- Separa el ocio de las obligaciones

No aproveches el teletrabajo para hacer como la cigarra del cuento. Mientras estés en tu horario laboral, dedícate al trabajo. No caigas en la tentación de dedicarte al ocio en horario laboral.

5- Evita las redes sociales

Excepto si trabajas en ellas. Que estés de teletrabajo no es motivo para pasar el rato consultando Facebook o Instagram.

6- Ten un mail y teléfono de trabajo

Si el teletrabajo es puntual, lo del teléfono puede pasarse por alto. Pero si es habitual, es importante tener un mail y un teléfono de trabajo para evitar que se mezcle la vida personal con la profesional.

7- Busca apoyo en casa

Que estés teletrabajando no significa que puedas hacer lo que te venga en gana. Y eso es algo que deben entender en casa. A los niños, en muchas ocasiones, les cuesta entenderlo. Pero vale la pena explicarles bien que durante tu horario laboral no pueden estar jugando contigo o realizando actividades que hagas con ellos habitualmente.

¿Has implementado el teletrabajo en tu empresa? Nos gustaría que compartieras tu experiencia en los comentarios para que aquellos que estén dudando sobre si implementarlo o no tengan algunos casos para comparar. ¿Nos comentas?