Migración SEO de una web

La migración SEO de una web no es un tema baladí. Cualquier cambio de estructura de urls puede suponer un cambio dramático en la visibilidad de nuestra página en internet. Ya sea por motivos de rediseño, para unir 2 dominios en uno, pasar de http a https o por qué por fin te has dado cuenta que has de hacer algo para mejorar el tráfico orgánico de tu proyecto online, hay una serie de detalles que has de tener controlados en las 3 fases de la migración web.

De todas maneras, casi nadie se salva de cierto sufrimiento durante el cambio, es parte del juego. Si la migración está bien planificada puede aportar muchos beneficios al negocio y el sufrimiento puede ser mínimo.

Vamos allá.

Migración web seo

Minimizando el impacto en tus rankings

Sé consciente de lo que tienes.

Parte importante de la migración es conocer el estado actual de tus páginas, recuerda: “Nunca sabes lo que realmente tienes hasta que lo pierdes”, así que para evitar lloros:

1.- Recopila todas las URLs que existen en el dominio.

El objetivo en este primer paso es conocer todas las páginas que estamos indexando en los buscadores y esto incluye las que indexamos de forma consciente, las que se indexan sin saberlo, por ejemplo, paginaciones, previews, páginas del template de tema de wordpress que hemos instalado por defecto y muchas otras que ni siquiera sabías que existían.

Herramientas como ScreamingFrog, la Consola de Google o Google Analytics pueden ser unas buenas aliadas para encontrar todas las urls que tienes publicadas.

2.- Mapear URLs antiguas con la nueva estructura.

Una vez tenemos un listado con todas las páginas de nuestra web, ya podemos mapear el contenido antiguo con la nueva estructura y saber qué redirecciones deberemos llevar a cabo. En la mayoría de ocasiones nos vamos a llevar sorpresas entre la diferencia de las urls que consideramos importantes, las que estamos enviando a Google y las que Google está priorizando.
(cara sorprendida).
No olvidar documentar URLs, imágenes y vídeos. Así, siempre tendremos un archivo con el que comprobar que no perdemos nada por el camino.

3.- Campañas de PPC

Asegurarse que se dispone de un listado con todas las urls que se están usando en las campañas de PPC para evitar que enlaces rotos afecten al quality score de nuestra cuenta de Adwords.

4.- Eliminar páginas y redirecciones innecesarias.

Realizando el mapeo de páginas es muy probable que algunas de ellas nos sobren, que el contenido haya dejado de tener relevancia o que simplemente lo hayamos mejorado. Según el caso lo deberemos tratar de una u otra forma, el tema de las redirecciones de páginas vía robots merece un post entero.

Eliminando URLs: Debemos evitar que las páginas nos devuelvan errores 404 (error que devuelve el servidor cuando no encuentra una página que antes sí existía), lo ideal es bloquearlas por robots o indicar que devuelvan un código 410 indicando a los buscadores que esa página ha dejado de existir para siempre.

Redirección 301: Si la página tiene una equivalencia en el nuevo site, lo mejor es redireccionarla con un código 301 indicándole así a Google que la dirección del contenido ha cambiado.

5.- Agrupar keywords

Identificar las palabras clave por las que estamos posicionando y nos están aportando tráfico orgánico, recuerda que se trata de minimizar el impacto de la migración por lo que si podemos cazar keywords con páginas y asegurarnos que ninguna de ellas se pierde mucho mejor.

6.- Backlinks

Tener muy en cuenta los enlaces que están apuntando a nuestro dominio. Si podemos cambiar el enlace bien, si no asegurarnos que apuntan a una url debídamente redireccionadas.

7.- Google Console

Asegurarnos de configurar la consola de Google con el nuevo dominio.

8.- Anotar métricas actuales

Recopilar todos los datos actuales para tener un control del tráfico, keywords posicionadas, indexación, etc. Nos servirá más tarde para monitorizar el efecto del cambio.

9.- Elegir el día de la migración

El día que se vaya a hacer la migración es importante que todo el equipo involucrado esté al tanto y disponible para reaccionar ante cualquier imprevisto, y podemos asegurar que los hay.

Lanzamiento de una nueva web

1.- GA

Anotar en Google Analytics el día en el que se realizará el lanzamiento del nuevo site para poder monitorizar la evolución.

2.- Redirecciones

Asegurarse que todas las redirecciones funcionan y dirigen a la url correcta.

3.- Enlaces internos

Comprobar que los enlaces internos no envían a páginas que ya no existen.

4.- Sitemap

Actualizar sitemap con las nuevas urls para enviar las urls que queremos que Google tenga en consideración.

5.- Archivo Robots.txt

Un despiste muy habitual es no cambiar el bloqueo que se implementa en archivo robots para evitar la indexación del site de desarrollo. Es fácil ser invisible a los ojos de Google durante bastante tiempo hasta darnos cuenta del error.

6.- Reindexar las páginas de nuestra web

Hay varios sistemas para acelerar la indexación de las páginas, una de ellas es ir a “Rastreo” > ”Explorar como Google” y procesar todo el site como Google desde la home.

7.- Canonicals

Las etiquetas canonical es otro de esos aspectos importantes a tener en cuenta si estamos agrupando páginas con contenido similar y queremos evitar el contenido duplicado. La etiqueta canonical le dice a los buscadores qué contenido es el principal entre varias páginas iguales.

Post lanzamiento

1.- Monitorizar errores

Chequear de forma diaria los posibles errores que se puedan generar y así poder reaccionar a tiempo.

2.- Chequear páginas indexadas

Llevar un control del número de páginas que teníamos indexadas pre-migración y del número de urls que se van indexando en los días posteriores.

3.- Crawler revisión

Pasar los crawlers de forma periódica para comprobar que no hemos olvidado aspectos básicos del onpage como títulos de página, meta descriptions, headings o atributos ALT.

4.- Rankings

Comprobar que los enlaces internos no envían a páginas que ya no existen.

Son bastantes los puntos a tener en cuenta en el momento de una migración, pero con un poco de metodología y cuidado podemos minimizar el impacto negativo de un cambio de site. Aún y así, es importante estar atento para poder reaccionar lo más rápido posible en el caso que surja algún problema durante el proceso.

Puedes descargarte nuestra guía con los pasos a seguir en una migración.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado