Remarketing. El arte de recordar y su eficacia en las ventas online.

¿Es coincidencia que te persiga por Internet ese vestido azul que has visto la semana pasada en una tienda de ropa online? ¿Por qué no paro de ver en todas las páginas que visito aquella marca de relojes que me llamó tanto la atención? ¿Cómo sabe esa aerolínea que tenías en mente Roma como destino para estas vacaciones?

Listas de remarketing

 

Lo reconozco, a mí me ha pasado
La primera vez que recibí un email con el destino que había estado buscando desde otro dispositivo, casi se me cae el móvil al suelo. Y que tire la primera piedra al que nunca le haya asustado un poco.

La publicidad en internet que te persigue

Es un auténtico honor estrenar el blog de Jevnet con esta primera entrada sobre el omnipresente y todopoderoso Remarketing.
La mayoría ya sabréis de qué se trata y para el que aún no está familiarizado con el término, seguro que ha sido “víctima” en algún momento de navegación online.

Captando clientes online

Explicado a grandes rasgos, el remarketing es una funcionalidad del marketing online que nos permite enseñar anuncios a aquellas personas que previamente han visitado nuestra página web y se encuentran por tanto dentro de nuestras listas de remarketing tras dejar la huella de su “cookie”. El objetivo de estas campañas es volver a captar a estos clientes potenciales que ya han mostrado interés. Hay diferentes tipos de remarketing (estándar, dinámico, de búsqueda, de vídeo, para aplicaciones móviles…) y sobre todo diferentes estrategias a seguir según los objetivos y tipo de visita e interés del usuario.

Tipo de audiencia en remarketing

Las listas de remarketing y mensajes a transmitir deberían ser muy diferentes según el interés y la involucración del usuario y la fase en la que se encuentre dentro de la decisión de compra. Antes de lanzar campañas de remarketing, hay que tener muy en cuenta que no están al mismo nivel una persona que ha visitado la home u otra que ha metido un determinado producto en el carrito o incluso ha llegado a comprar.

La siguiente pirámide nos muestra un resumen de las diferentes etapas:

lista remarketing

  1. Página Principal: El usuario más genérico, es el visitante a la página principal, ya conoce la marca y el sitio web, por tanto el mensaje debe contener la llamada a la acción que queramos que haga en cada caso (regístrate, compra online, pide más información…) y la ventaja competitiva o información general de la empresa que queramos potenciar. La lista de remarketing es la de los visitantes a la página principal.
  2. Páginas de categoría: En el segundo nivel encontramos los usuarios que han buscado un producto. En este caso el usuario ha ido a la página web y se ha metido en una de sus categorías mostrando así su preferencia. El mensaje debería ser un reclamo relacionado con dicha categoría y la lista a utilizar sería los visitantes a cada categoría.
  3. Páginas de producto: El tercer tipo de usuario sería el que visita un producto o servicio concreto, dejando claro ya cuál es su interés. En este caso el mensaje debe ir claramente enfocado a ese producto para llamar su atención en aquello en lo que está interesado e incidir en la decisión de compra volviendo a captar a ese cliente potencial que, por algún motivo propio o ajeno, no hemos convencido a la primera. Esta es nuestra segunda oportunidad con la lista de los visitantes a un producto o servicio y aquí el remarketing dinámico sería especialmente interesante, creando un feed de datos.
  4. Carritos abandonados: La penúltima fase, justo anterior a la compra, sería el abandono en el carrito de la compra. El remarketing suele ser muy eficaz en esta etapa, ya que estás re-captando a una persona que estaba prácticamente convencida y, en la última fase, pudo haber dejado de comprar por muchas razones ajenas a ella como falta de tiempo, problemas técnicos o cualquier interrupción. Intentaremos volver a captar a este cliente potencial con mensajes que le den la información que le hacía falta para decidirse, un valor añadido que le acabe de convencer como por ejemplo “Envíos gratis” o “Descuento del 20% esta semana”. Utilizaremos las listas de los abandonos del carrito.
  5. Usuarios que han comprado: Por último, en el último escalón de la pirámide, se encuentra quien ya ha comprado, para estos usuarios que ya han supuesto una conversión, lo que queremos es hacer una estrategia de fidelización y convertirlo en un convertidor asiduo con mensajes que creen simpatía hacia la marca, códigos de descuento o cualquier otra información sobre otro servicios o productos en los que pueda estar interesado. La lista de remarketing sería la de convertidores.

[bctt tweet=”El remarketing es una técnica “muy cookie” y eficaz si está bien planteada.”]

No me gustaría acabar este post sin mencionar la posibilidad, más que interesante de negativizar alguna de estas audiencias si fuese necesario, por ejemplo, para no enseñar los anuncios a los convertidores. Además de la buena práctica de limitar la frecuencia de impresiones para no aburrir al personal y crear el efecto contrario.

Hasta aquí el remarketing por hoy, una técnica “muy cookie” y eficaz si está bien planteada.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado