5 razones por las que NO deberías copiar a tus competidores

por | Marketing Online

5 razones por las que no deberias copiar a tus competidores

Cuando piensas por qué no deberías copiar a tus competidores, lo primero que se te viene a la cabeza es si es lícito o ético hacerlo. Hoy en día muchas empresas toman como referencia las grandes tendencias del mercado, por esa razón da la sensación de que, dependiendo del sector, muchas ofrecen productos y servicios ciertamente parecidos. Eso sí, nunca bajo la premisa de copiar y plagiar lo que hacen los compañeros del sector. Inspirarse demasiado en la competencia acarreará ciertos problemas a nuestro negocio, por lo que, por mucho que se quiera intentar copiar algo al dedillo, cuando la mona se viste de seda, mona se queda.

5 razones por las que no deberías copiar a tus competidores 

¿Te has sentido alguna vez tentado a mirar de reojo las respuestas de un compañero durante un examen? Desde pequeños nos han enseñado que copiar es malo, negativo, y perjudicial para nosotros. 

El principal motivo es porque se entiende como copiar la falta de preparación para llevar a cabo una tarea. Por eso algunas personas recurren a esta mala práctica. En honor a la verdad existen razones por las cuales copiar puede tener un efecto positivo inmediato o a corto plazo, sin embargo, a largo plazo demostrará que no podemos hacer aquello que nos proponemos por nosotros mismos y fallando en la consecución de aquellos objetivos que tengamos en mente para nosotros mismos.

A continuación hablaremos de 5 situaciones en el mundo del Marketing Digital donde tomar excesiva inspiración de nuestros competidores puede llevarnos al verdadero caos si abusamos de esta práctica. Comencemos.

Copiar las estrategias y acciones de marketing

La primera razón por la que no debes copiar la estrategia de tu competencia es porque no te quedará otra opción que imitar todas y cada una de sus acciones sin saber la repercusión real. ¿Puedes copiar lo que hacen? Muy bien pero, ¿es eso verdaderamente útil para ti?, ¿sabes realmente el impacto que tienen cada una de esas acciones? Probablemente, no.

El mejor aprendizaje es el de uno mismo, recorrer el camino, equivocarse, adaptarse y pulir sus estrategias para dar con la tecla que tenga sentido con el producto y servicio que se está ofreciendo. Si copias la estrategia de tus competidores ésto se traduce con un resultado final tardío y que, en muchos casos, por el tiempo que conlleva la puesta en marcha, puede haber perdido gran parte del impacto deseado. La puesta en marcha probablemente hará aguas, porque se hará todo con prisas y sin respetar los plazos de entrega, algo que repercutirá profundamente en aquellos que copien estrategias y acciones sin tener el conocimiento propio por haber recorrido el camino por ellos mismos.

Lo que sí es recomendable es empezar a pensar en nuevas ideas y tratar de utilizarlas de una manera que los demás no lo hagan, o por lo menos, de forma tan eficiente. Es decir, darle una vuelta de tuerca a su idea. De esta manera uno podrá diferenciarse de los demás, el verdadero gran objetivo. La razón por la que muchas empresas copian a otras hoy en día es porque gracias a la transparencia que ofrece internet. Y es que muchos buscan fórmulas de éxito, cuando éstas ya están más que consolidadas, por lo que llegan tarde y mal a ese nicho de mercado. Y como bien ya sabrás, cuando llegas tarde el impacto ya no es, ni de lejos, el mismo.
Nueva llamada a la acción

Copiar un producto de éxito de nuestros competidores

Cuando pensamos en empresas que hayan copiado productos lo primero que se nos viene a la cabeza son los asiáticos, ya que se les conoce por copiar lo que hace la competencia y darle un toque diferenciador, ya sea en el precio o en las prestaciones del mismo. Inspirarse en el éxito es el primer paso para lograr con el tiempo algo superior. No hay nada malo en ello mientras que se respeten los derechos copyright. La línea que separa el plagio de la inspiración es muy ligera, por eso hay que tener mucho cuidado a la hora de hacerlo, porque pueden destruir nuestra idea de negocio completamente y acarrear problemas legales.

Eso sí, hay que tomar en cuenta que siempre que un negocio tenga cierto éxito, habrá otros que pretenderán seguir el paso y copiar dentro de sus márgenes económicos.

Por eso es importantísimo que, al lanzar un nuevo producto o servicio al mercado, quien considere que tenga una idea muy original inmediatamente se posicione como la opción top of mind de su público objetivo, invirtiendo el máximo esfuerzo humano y económico, ya que esto conllevará un gran beneficio a posteriori. Si tenemos éxito será cuestión de tiempo que alguien se inspire en nosotros, por lo que todo lo que se pueda lograr antes de tener competencia pisándonos los talones, hay que ir con todo y lograr afianzarnos como opción número uno. Copiar parece sencillo y en algunos casos hasta lo es, pero copiar la esencia, por suerte, es algo que a día de hoy todavía no es posible para nosotros los humanos.

Copiar el Marketing de Contenidos

El marketing de contenidos está enfocado, principalmente, en la creación y distribución de contenidos como artículos, posts en las redes sociales, y más. Con el uso de éste, se ayudará al público objetivo a resolver sus dudas y consultas con respecto a cualquier tema, ofreciéndoles siempre contenido de calidad, el cual atraerá visitas y posibles leads para nuestro propio beneficio. Entonces, ¿copiar el tipo de contenido que ofrecen los demás puede ser beneficioso para nosotros? 

La audiencia de tus competidores probablemente tenga un perfil de ‘buyer persona’ ligeramente diferente al tuyo. Es por todos sabido que ofrecer algo exactamente idéntico está considerado plagio, y si lo variamos ligeramente quizá ya no es exactamente del gusto de nuestros consumidores. Lo que se tiende a hacer hoy en día es inspirarse al máximo posible en un modelo a seguir para atraer así a los consumidores, sin darse cuenta de que solo estamos ofreciendo algo muy parecido a algo que ya es exitoso, y que probablemente tenga una audiencia muy fiel a su producto

Este caso ocurre mucho en los creadores de contenido, ya que están constantemente innovando y analizando qué es lo que más funciona en sus plataformas, donde en algunas ocasiones lo adaptan ofreciendo un punto de originalidad que lo hace sentirse diferente, y en otros, tiene ese regusto a copia que solo hace que repercutir negativamente en la marca. 

Todos tomamos como referencia lo que presenciamos en nuestro día a día casi de forma inconsciente, pero a la hora de crear contenidos, la genuinidad y la originalidad siempre tendrán una gran recompensa para aquellos que sean valientes.

Copiar las keywords de la competencia

En el mundo del marketing digital, y más concretamente del SEO, es habitual hacer un análisis de la competencia para ver qué keywords están posicionando y utilizarlas a nuestro favor. Esta es una práctica lícita y muy común, pero, ¿y entonces?, ¿qué problema hay? Pues que para estudiar a la competencia y llevarles la delantera, no se debe confiar solamente en las keywords mejor posicionadas de nuestros compañeros del sector, sino sería, además, muy fácil y aburrido.

Cuando queremos hacer un contenido de calidad y que disponga de keywords con búsquedas y tendencia habrá que realizar tareas de investigación de mercado mediante un profundo keyword research. Con ello descubriremos palabras clave que serán una gran fuente de tráfico para nuestra web, y sin depender tanto de la competencia, aunque sí que recomendamos estar muy atentos a ella para ver quien se hace con las primeras posiciones de Google. 

Copiar el diseño de la página web

La quinta y última de las razones cuando una empresa quiere lanzar o cambiar el diseño de su página web. Como viene siendo habitual, a cualquier empresa siempre le picará el gusanillo a la hora de observar a la competencia y ver qué tipo de página web tienen. No nos engañemos, todos observamos a la competencia, y es que realmente hay que hacerlo. Pero lo cierto es que tomar excesivas confianzas y copiar en exceso la web de la competencia puede ser una ‘trampa mortal’ que puede llevarnos a tener un diseño que sea todo menos lo que necesitamos. O peor aún, que no funcione correctamente y perdamos la confianza de nuestros usuarios.

La competencia se puede encontrar ya perfectamente posicionada con su web y contenidos, algo que nosotros seguramente no vamos a conseguir solo con el diseño de la web y tomando inspiración en su estilo. Para superarlos, habrá que realizar tareas de investigación e inversión para crear una web original y con una arquitectura acorde a lo que estamos ofreciendo en nuestra organización, tomando en consideración a nuestro público objetivo mientras seguimos a rajatabla nuestro plan de marketing digital.

Y es que tal y como hemos ido comentando en este artículo, ninguna empresa, producto o servicio es exactamente igual a otro en esencia, por lo que el hecho de copiar la web de terceros acarreará adaptar un estilo que no es el nuestro. A parte que copiandoles y tomando una inspiración excesiva, también heredaremos todos sus problemas y errores del diseño de su sitio web.

Conclusión del artículo

Inspirarse en la competencia no es malo. Hacerlo en exceso puede acarrear riesgos legales, por lo que es sumamente peligroso. Eso sí, hoy en día todos tomamos como referencia aquello que funciona, por lo que la clave en todo esto siempre será hacer algo que ya se haya hecho, pero dándole una vuelta de tuerca que lo vuelva indispensable. A estas alturas ya parece que todo esté inventado, pero de repente sale al mercado un producto o servicio que resulta indispensable para nosotros y que jamás lo habríamos considerado antes. Y todo esto es porque hubo una mente detrás que quiso aplicar, precisamente, esta filosofía, antes que nadie y de manera magistral. 
Nueva llamada a la acción